Entrevista a Within Temptation

9 de enero de 2007  – “Siempre que sea divertido”
Publicada en la revista Rock Hard nº 6 – Entrevista de portada

Una voz privilegiada, una belleza serena que aumenta en la distancia corta y con la ausencia de maquillaje… podría estar delante de una diva, caprichosa o distante, pero me encuentro sentada cómodamente junto a una mujer encantadora y parlanchina, dispuesta pasar un buen rato incluso en el momento más odiado por todo músico: la promoción de un nuevo disco. Cualquier cosa con tal de divertirse.

En esto del Rock hay artistas perfectamente caracterizados que llevan su personaje hasta extremos grotescos, seguro que todos tenemos alguno en mente, y otros, más, digamos, profesionales, que simplemente tocan, cantan, actúan y se divierten. Y nos divierten. No es poco, ciertamente. A este segundo grupo pertenecen los holandeses WITHIN TEMPTATION: sin muecas ni revelaciones, están en esto porque les gusta. Y han hecho de algo que les apasiona su profesión. Para hablar sobre su meteórica ascensión a la fama nos encontramos con Sharon Janny den Adel y Robert Westerholt, cantante y guitarra respectivamente. Mientras el instrumentista charla con otro compañero, Sharon me lleva hasta un cómodo sillón en una esquina: un lugar perfecto para una conversación animada y, sobre todo, ¡divertida! Este parece ser el leit motif de los holandeses: hazlo, pero sólo si te diviertes.

 Ante todo, felicidades por vuestro éxito. Supongo que habrá sido un camino muy largo, desde ser un grupo desconocido, al menos fuera de las fronteras de vuestro país, hasta encontraros con todo este triunfo… ¿Cómo lo habéis vivido?

SHARON – Realmente todo ha transcurrido de una manera muy natural: llevamos en esto muchísimo tiempo, empezamos hace más de diez años, así que… Comenzamos actuando en Holanda y Bélgica ¡nuestras dos primeras actuaciones! Te puedes imaginar, eso sí que fue una locura. En seguida dimos un concierto muy importante: el cuarto que habíamos dado en nuestra vida tuvo lugar ¡en el Festival de metal más grande que había  en Europa en esa época! Esa fue una auténtica prueba de fuego [risas]. Estábamos aterrorizados. Pero todo salió bien, a gran parte del público le gustó nuestra música; recibimos muchísimo apoyo y nos ayudaron a ir más allá: el siguiente paso fue Alemania, donde fuimos haciéndonos un nombre… ha sido siempre así, paso a paso, porque, sabes, entonces estábamos en una compañía de discos muy pequeña, con lo que teníamos que compaginar el grupo con los estudios o el trabajo. De hecho, sólo cuando con ‘Ice Queen’ obtuvimos nuestro primer éxito en Holanda decidimos que ya podíamos hacer de la música nuestra profesión.

¿Es difícil para un músico en Holanda vivir de esta profesión?

Sí, absolutamente, para ser sinceros casi nunca pasa. Además, cuando empezamos no había muchos grupos que se dedicasen a este tipo de música, estaban Type O Negative, Paradise Lost, My Dying Bride… Naturalmente, cuando el éxito llegó aquí, a España, a partir del lanzamiento de The Silent Force, nos recibieron en plan, “oh, vaya, mirad, un nuevo grupo” cuando en realidad llevábamos haciendo esto muchísimo tiempo. Pero ha sido duro… Lo fuimos haciendo por zonas, ya sabes. Cada vez más gente nos va conociendo en cada vez más países; esto ha sido el resultado de ir sitio a sitio, poco a poco, podríamos decir que “conquistando” cada territorio [risas]. Sí, ha sido poco a poco, el éxito ha sido siendo mayor de manera muy gradual, de forma que no es como lo que ocurre con determinados grupos a los que colocan ahí sin más y se hacen famosos de repente, en un día… De manera que me siento también muy agradecida por que haya sido así, porque nos hemos ido acostumbrando a lo que significa, a este ritmo de vida, las entrevistas, los viajes… ¡y me gusta! Es parte del trabajo y también es divertido, aunque, naturalmente, la música es lo mejor de todo.

Within Temptation @ Electric Weekend

Within Temptation @ Electric Weekend

Sí, leí que teníais que trabajar al principio…

Sí, sí, así era. Nunca tuvimos la intención de convertirnos en un grupo con tanto éxito, ni esperábamos que algo de lo que hacíamos gustase tanto… pero ¡se nos escapó de las manos! [risas]

Un éxito basado en gran medida en tu voz. Sin embargo, tengo entendido que nunca has tomado lecciones de canto.

Nunca, nunca.

Pero tu técnica vocal es excelente, ¿ni siquiera ahora tienes algún tipo de asesoramiento?

¡Oh, vaya, muchísimas gracias, eres realmente muy amable! No, lo cierto es que no. Y la verdad es que tal vez necesitase algún tipo de ayuda, porque en este nuevo trabajo he hecho algunos cambios, he intentado otros registros vocales y, la verdad, me ha llevado mucho tiempo lograrlo y me he tenido que forzar bastante, porque no es algo a lo que esté habituada. Debería pedir la ayuda de alguien que tenga experiencia, alguien que dé clases de canto y pudiera ayudarme a lograr el mismo resultado con menos esfuerzo, mejorar mi voz, aprender algunos trucos… Porque en el estudio ha habido veces en las que llegar a hacer lo que quería me ha resultado duro. Una de estas canciones se llama ‘The Heart of Everything’. En esa canción en concreto tuve prácticamente que chillarle al micrófono. Cuando por fin terminaron las sesiones y lo logramos estaba contentísima, porque el resultado fue extraordinario, pero lo cierto es que estaba agotada, casi no me quedaba voz, de manera que podía darme perfecta cuenta de que, si bien estaba explorando y logrando extremos que no había alcanzado antes, lo debía estar haciendo de manera totalmente errónea. Y sé que tiene que existir una manera de hacerlo bien, quiero decir sin destrozarme la garganta. Sí, ¡tengo que encontrar la forma!

En el tema ‘What Have You Done’ ha participado también Keith Caputo, ¿por qué él?

Bueno, a Robert y a mí siempre nos han gustado los grupos americanos del tipo Nirvana, Life of Agony, Alice in Chains, Pearl Jam… Es el tipo de música con la que hemos crecido, la que escuchábamos cuando teníamos dieciocho o diecinueve años. Naturalmente, Robert venía de la escena Death Metal, por lo que prefería otro tipo de grupos, mucho más heavies y con otro tipo de enfoque musical. Pero a ambos nos sigue gustando aún este estilo. Keith Caputo nos impresionó mucho cuando le vimos con su grupo en un festival, nos encantaron; ¡qué fantástica voz, qué personalidad, qué emoción tan intensa nos produjo! Supimos que Keith estaba viviendo en Holanda, así que nos pusimos en contacto con él, le propusimos la colaboración, y, bueno, ¡fue tan encantador por teléfono! Nos dijo, “Enviadme la canción y veremos lo que puedo hacer, no prometo nada, pero si me gusta, desde luego que lo haré”, porque nos conocía de nombre, quienes éramos. Así que le pasamos la canción, y se mostró entusiasmado. Se decidió, vino, y fue realmente divertido, porque tenía que hacer todas esas cosas de yoga antes; nos decía “escuchad, lo siento, pero antes de empezar tengo que hacer mi yoga”, y se ponía cabeza abajo, con las piernas dobladas en torno a su cuello y todas esas cosas [risas]. Después ya se puso a calentar la voz, y, bueno, fue muy divertido verle hacer todo eso [risas]. Sí, fue muy agradable. Es un tipo muy simpático.

¿Representa su presencia en este disco una apertura a nuevos mercados?

Pude ser, pero sobre todo es algo que quisimos hacer. Además, escucha, cuando se lo dijimos a nuestros fans [los WITHIN TEMPTATION mantienen una activa comunicación con sus seguidores a través de su página web], resultó que ¡nadie sabía quién era! Porque en realidad Life of Agony y Keith Caputo son nombres que les suenan a la gente de nuestra edad. Puede que lo recuerden, pero, por supuesto, no son Kurt Cobain, no son tan famosos como fueron Nirvana. De manera que más bien habrá seguidores de WITHIN TEMPTATION que conozcan a Life of Agony y Keith Caputo después de esta colaboración que al revés. Se trata de una nueva generación, de alguna manera. Bueno, puede que no sea tu caso, pero, sabes, la mayor parte de la gente que escucha nuestra música tiene veinticinco, veinte años, incluso más joven, con lo que se trata de un público para el que estos nombres son prácticamente desconocidos. No sé cómo será en América, pero en Europa se trataba de música alternativa y underground. Así que, aunque es posible que haya gente que nos escuche por primera vez a raíz de esta colaboración, es muy probable también que el efecto sea el contrario [risas] ¡Una doble dirección!

Pese a todo ello, hay algo claro, y es que este disco suena muy diferente a “Silence Force”, a su vez muy diferente de “Mother Earth”, ¿no os asusta la reacción de los seguidores que están con vosotros desde el principio?

Sí bueno, pero es que siempre es así. Lo más estúpido sería estar todo el rato preocupándose. Ya sabes, cada vez que sacamos un disco surgen las voces “oh, nos horroriza” y “oh, tendremos que acostumbrarnos”… y, después de un tiempo publicamos un nuevo trabajo, y entonces esas mismas voces hablan de lo maravilloso que era el anterior, a todos les encanta, pero el nuevo, otra vez, pues no. De nuevo el mismo proceso: han de acostumbrarse a cómo suena y mientras lo hacen se dedican a criticarlo sin parar… siempre es lo mismo, estoy segura de que esta vez será igual, pero de nuevo les llegará a gustar… o por lo menos a la mayoría de ellos! [risas] No a todos, pero esto es algo que ocurre siempre: siempre pierdes gente y siempre ganas gente. Es una parte importante e interesante del proceso; de todas formas hacemos la música que realmente queremos hacer. No creamos la música pensando en los fans: no podemos hacerla para ellos, sino para nosotros, la música que sentimos. De otra forma podríamos tocar durante un par de años sin que nos gustara lo que hacemos, pero sería horroroso. En cada álbum cambiamos, cada trabajo es distinto, y en cada uno de ellos sentimos que, de alguna manera, sacudimos a nuestros fans, pero creo que esto es algo positivo de alguna manera, nos gusta “sacudirles”, así que… No queremos ser predecibles, me gusta la idea de que los fans se sorprendan, para bien o para mal, y es bueno, porque significa que están ahí. Significa que algo está a punto de pasar, esto es el cambio. Es algo que realmente nos gusta.

¿Hay algún significado detrás del título del álbum, The Heart Of Everything?

Se trata en primer lugar del título de un tema del disco. No sólo es su nombre, sino que tiene un significado, es lo que sentimos acerca de la música, de todo… es un sentimiento individual, lo que tú como individuo crees que es lo más importante en la vida, lo que consideras que debe estar en ese centro, en ese “corazón de todo”. Es algo diferente para cada persona, por lo que también es algo así como una pregunta, ¿qué es lo que para ti debería estar en el corazón, el centro de todo? ¿qué valoras? Además, si observas la portada del disco, está llena de simbología. Aparezco con los brazos extendidos…

Sí, como una estatua de la Justicia, con los ojos vendados y…

Bueno, también, es que hay muchísimos símbolos ocultos en esta portada, de manera que la gente puede encontrarlos y especular con su significado, discutir… de alguna manera, estarán indagando en el sentido de encontrar eso que para ellos da sentido a todo, así que es exactamente lo que quiere reflejar el título del disco.

La verdad es que es espectacular, es una portada preciosa.

Sí [risas], he de reconocer que a mí también me encanta, estoy contentísima.

Antes hemos hablado del trabajo que ha hecho Keith Caputo con vosotros en este disco, ¿tú has colaborado en trabajos de otra gente?

Sí, buff, yo he hecho muchísimas colaboraciones en discos de otra gente, por ejemplo en el del hermano de Robert, que ha formado un grupo nuevo, llamado DELAIN [junto a la cantante noruega Liv Kristine, ex-Theatre of Tragedy], me pidió que cantara una canción con ellos, ‘No Compliance’, cosa que hice, estoy muy satisfecha con el resultado, creo que el disco, Lucydity, es muy bueno. Y, bueno, muchísimas más, hace tiempo participé en el proyecto en solitario de Tobias Sammet [Edguy, Avantasia,], Timo Tolkki de Stratovarius, también colaboré con Aeryon, que no sé si conoces, es un grupo holandés… ufff, ahora no puedo recordarlos todos, he hecho muchísimas, aunque ahora mismo…

Mucho trabajo…

¡Sí! [risas], pero he de reconocer que me encanta, me divierto muchísimo. Sea lo que sea, si es divertido, lo hago. Es algo que llevo haciendo desde que sacamos nuestro primer trabajo, así que…

¿Volveréis a hacer versiones?

No por ahora. No en este disco, desde luego, puede que en el futuro sí, pero no por ahora. Es divertido, pero ahora nos apetece más escribir e interpretar nuestros propios temas, es mucho más apasionante.

Recuerdo la versión que hicisteis de ‘Running Up That Hill’, de Kate Bus,

Sí, me gustó mucho hacerla, además obtuvimos una respuesta muy… “variada” [risas], gente a la que le encantó, gente que quedó horrorizada…

Bueno, resultaba curioso, porque si no conocías la canción original podías pensar que se trataba de un tema de WITHIN TEMPTATION.

Sí, puede ser, [risas] es cierto que hicimos una “reinterpretación”, un tanto… rimbombante [risas]

En vuestros propios temas, ¿reflejáis de alguna manera la situación política o social?

Sí. No la situación holandesa exactamente, sino más bien la europea o mundial. Pero no lo hacemos de una manera directa, como está ocurriendo en otros estilos de música; no nos gustan estos grupos americanos de hip-hop o lo que sea que están siempre hablando de la “hermandad” y los problemas entre la Costa Este y la Costa Oeste… no es algo ni que nos interese ni sobre lo que queramos cantar. Escribimos acerca de temas medioambientales, políticos, pero de una manera que permite que puedas creer que tratamos algo totalmente distinto. Y te diré por qué: no somos una banda política, queremos hacer música, y sólo si quieres ir un paso más allá leerás entre las líneas e interpretarás cómo sentimos todos estos temas. Claro, si ahora te digo que todos nuestros temas tienen un trasfondo político, entonces lo leerás de esa manera, y no es, desde luego, lo que pretendemos. Hay muchos temas que llevan esa dirección, pero no todos, y no todo tiene doble sentido, aunque algunos sí.

Lo preguntaba porque tenía entendido que después del 11 de septiembre…

Sí, sí, nuestro último trabajo, Silence Force, es totalmente político. Bueno, también acerca del medio ambiente; así por ejemplo, ‘Forsaken’, trataba del daño que se le está infringiendo a la Naturaleza, de cómo crece el nivel del agua, de este tiempo que es… ridículo, esta temperatura es absurda para esta época del año… fíjate, estamos en enero, en Holanda hace ahora ¡quince grados! ¡Tendríamos que estar bajo cero! Aquí mismo, en Madrid, no creo que los diez grados que hace ahora mismo sean muy normales… No hay ahora mismo nieve en Suecia… Parece que estemos en primavera, o no, no lo sé, pero definitivamente, ¡no estamos en invierno!

[En ese momento se acerca Robert, que ha terminado su entrevista con otro compañero de la prensa.]

ROBERT– Qué, ¿ya te lo sabes todo?

Creo que sí… Bueno, quería pedirte…

R – ¿Mi dirección? [risas]

¡Luego! No, sólo pedirte que me respondas a una pregunta: ¿oiremos tu voz alguna vez en los discos?

R – ¡¡¡Mi voz!!! No… Ruud [Jolie], él sí que hará más coros. Llegué a la conclusión de que no sé cantar…

S – Bah, lo que le pasa es que no tiene confianza en sí mismo.

R – Bueno, pero Ruud sí que está aprendiendo.

S – Sí, mira, él sí que está ahora tomando clases…


Texto y fotografía: Almudena Eced

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s