ICÓNICO – The one you love to hate

[Publicado en la revista Playlist #3 de la editorial Mediazines – Marzo 2015]

Odiar está de moda. En la era de Internet y los 140 caracteres, cuando cualquier gañán con un dispositivo se cree capacitado para opinar sobre cualquier tema gracias a un titular leído de pasada, obtiene más reconocimiento un ataque que un aplauso. Es más sencillo: corresponde al impulso atávico e infantil de tirarle piedras al que nos pone nervioso.

Sigue leyendo

ICÓNICO – Orgullo Cultureta: el elitismo voluntario

[Publicado en la revista Playlist #2 de la editorial Mediazines – Febrero 2015]

En España se denomina “cultureta”, con cierto deje despectivo, a aquel que finge tener una gran cultura sin tenerla realmente, o, más concretamente (y ya según la todopoderosa RAE) a una “persona pretendidamente culta”. En la práctica se desprecia con este término a todo aquel que muestre el menor interés por algo que se aleje del fútbol o los reality shows, es decir, aquel que, voluntariamente, se aleje de la masa.

Sigue leyendo

ICÓNICO – Haircut and attitude

[Publicado en la revista Playlist #1 de la editorial Mediazines – Enero 2015]

La actitud. Ese Santo Grial tan difícilmente alcanzable, que diferencia al patán del artista, al gentleman del hortera, al intelectual del recitador de la Wikipedia. Muy difícil de alcanzar, imposible de describir, marca con su impronta, en una especie de selección natural, a los Auténticos. Tras ellos toda una estela de imitadores, deseosos de, aunque sea a rebufo, alcanzar parte de la gloria.

NASA's Chandra Finds Massive Black Holes Common in Early Universe: A composite image combines the deepest X-ray image ever taken with optical and infrared data from Hubble.

Sigue leyendo

Festivales, una historia inacabada

[Publicado en la revista Playlist #1 de la editorial Mediazines – Enero 2015]

La música está tan íntimamente unida al espíritu humano como el baile, la droga y la obsesión por encontrar con quien practicar sexo. Por ello, desde el principio de los tiempos, las diferentes sociedades han buscado excusas para unirlo todo en bacanales que, por ser populares y por soslayar las diferentes cortapisas morales, se dieron en llamar festivales. Con la excusa de celebrar las fiestas patronales, el santo del señor feudal o el aniversario del último golpe de estado, dependiendo de cada caso, el populacho aprovechaba para, al menos durante unas horas, olvidar las penurias del día a día y emborracharse a dolor celebrar la diversidad de la existencia. Las autoridades permitían, incluso a veces fomentaban, dichas algarabías, siempre en nombre de la moral y las buenas costumbres. Nadie dudaba de qué auténtico objeto tenían las verbenas y reuniones de músicos, pero, bueno, dado que el pueblo es de natural vicioso, una válvula de escape de vez en cuando permitía controlar los daños y además dotaba de suculentos chismorreos con los que entretener al personal de vuelta a la cotidianeidad.

Sigue leyendo